EL TEAM SCA ABRE LA PUERTA AL REGRESO DE LAS MUJERES A LA REGATA OCEÁNICA

El domingo 27 de julio, el Team SCA levantó su campamento base de entrenamiento después de 18 meses, con rumbo hacia la siguiente fase de su preparación en Gosport, Reino Unido para la Round Britain and Ireland Race. 

El equipo SCA, está formado por una tripulación exclusivamente femenina y es la primera en más de una década, lo que  representa una oportunidad de oro para las mujeres navegantes.

La graduada en Cambridge y navegante olímpica, Annie Lush, hizo unas declaraciones antes de su partida, dándonos su punto de vista sobre lo que representa la campaña del equipo SCA para las mujeres y describe el placer de trabajar con un extraordinario equipo.

Annie Lush ha pasado la mayor parte de su vida profesional en la vela compitiendo únicamente con mujeres,  resultado de la división de género en el deporte. “Una de las consecuencias”, describe, “fue que en los barcos más grandes, las mujeres fueron lentamente quedando fuera del equipo. Los hombres solían competir con otros hombres, y llamaban a sus amigos varones experimentados cuando necesitaban compensar los equipos. Entiendo que por este motivo, las mujeres prácticamente han desaparecido de la escena, y no han participado ni en la Volvo Ocean Race, ni en La Copa América desde hace tiempo y sólo rara vez en las flotas de TP52.

A pesar de que las reglas del evento permiten 11 tripulantes femeninos, esta compensación no es la solución perfecta. La fuerza es todavía un problema, “dos de los trabajos más duros se presentan en los virajes y en el coffe. El barco no está adaptado para nosotras, lo que significa que la maniobra  de 5 personas para mover las velas, tiene algunos problemas de coordinación. En cuanto a  el coffe hay sólo 6 pedestales: 6 mujeres comparadas con el poder y la resistencia de 6 hombres”. Otro ejemplo que nos describe es, como bajar el spinaker. “ nosotras tenemos que cronometrar esta maniobra a la perfección para saber que tenemos fuerza suficiente para bajar la vela, básicamente no podemos permitirnos hacerlo mal.”

La comparación con la regata olímpica es profunda: “la vela olímpica es ejercitar el control. Cuando salgo, conozco el área, el viento, conozco mi tripulación y he estudiado a mis oponentes. En esta regata, hay muchas cosas fuera de nuestro control. A veces estaremos navegando hasta 36 horas, sin dormir, sin comer e incluso el cerebro se entumece, pero lucharemos por esa velocidad y rendimiento del 1% extra del barco. En la vela olímpica para lograr esto, descanso adecuadamente, como perfectamente y si durante el entrenamiento tengo un día algo malo, sientes que bajas tú y el equipo. Pero en este barco, si nosotras no nos entregamos al 100% todo el tiempo, no sólo baja el equipo, sino que ponemos  a los demás miembros en peligro.

El equipo de tierra formado en su mayor parte por hombres, apoyan y respaldan todo el tiempo a la tripulación, animando a las regatistas a competir como atletas, incluso más que sus madres, esposas y otros familiares: “puedo decir honestamente que nunca he encontrado gente más agradable en mi vida. En todo el equipo hay un sentimiento innato y primordial de respeto mutuo. A bordo, reconocemos que parte de nuestro empuje es para que el equipo de tierra esté orgulloso de nosotras”.

La compañía sueca SCA que respalda al equipo es otra sorpresa para mi. Ellos son como otra rama de la familia, hemos viajado a Suecia, visitado los bosque, plantado árboles y hemos podido apreciar lo que la empresa ha invertido en medio ambiente. SCA es una compañía enorme con magníficos empleados que piensa en el futuro. Para mi esta es una compañía que se comporta de una manera nueva y realmente productiva, más allá de la buena promoción de la campaña, parece también que ha utilizado esto como un conductor interno efectivo para animar a la plantilla”.

Antes de la salida, el equipo celebró una fiesta de despedida en la marina de Puerto Calero. “José Juan Calero dijo algo en su discurso que realmente tocó la fibra sensible. Nos dijo que si trabajábamos bien tendríamos una oportunidad que ningún otro equipo tendría: para hacer una diferencia en el mundo. Yo sinceramente creo que esto no es sólo una oportunidad, sino una responsabilidad. Las mujeres merecen una oportunidad de volver a participar en este deporte!

Sigan su progreso en www.teamsca.com